martes, 28 de agosto de 2012

NEXUS OPS





"Nexus OPS" es un juego de estrategia y combate repleto de simpáticos monstruos que se dan de hostias en una luna lejana. Pueden participar de dos a cuatro jugadores y la duración media de una partida oscila entre 45 minutos y una hora.

Aunque este título no está basado en ninguna novela ni película de ciencia ficción, su trasfondo resulta la mar de interesante y se integra perfectamente con las propias mecánicas del juego: cientos de años en el futuro, numerosas empresas se enfrentan entre sí en mundos distantes por el control del "Rubium", un mineral extraordinariamente valioso. Cada jugador deberá escoger una de estas corporaciones y, utilizando ejércitos de clones, mutantes y bestias alienígenas, debe recolectar todo el "Rubium" posible en el camino para aplastar a sus rivales.

El juego es fácil de encontrar en tiendas bajo el siempre fiable sello de "fantasy flight games". Su precio oscila entre los cuarenta y los sesenta euros (según donde se compre). Tengo entendido que el producto se ha vendido bien, y es posible que sus artífices ya estén planeando expansiones. Al parecer, se trata de una reedición... pero el original es prácticamente imposible de encontrar actualmente. Y, como suele ocurrir en el mundo de los juegos de tablero, esta nueva edición incluye numerosas mejoras tanto en los materiales como en las reglas.

Las reglas son extraordinariamente fáciles de aprender y explicar. Incluso los menores de 14 años podrán entender y disfrutar el invento. Lo cierto es que, acostumbrado a manuales que parecen el códice calixtino, me ha sorprendido mucho encontrarme con un folleto de apenas veinte páginas. Al principio pensé que tanta simplicidad iría en detrimento de la estrategia y la diversión: nada más lejos de la realidad. Muy al contrario, se trata de una ventaja notable frente a otros entretenimientos similares.

En su turno, cada jugador recluta nuevas tropas utilizando el "Rubium" acumulado, explora el tablero, destruye los enemigos que encuentre a su paso y recolecta más recursos. Conquistar nuevos hexágonos es necesario para obtener minas y controlar los caminos, pero algunas unidades tienen prohibido el acceso a ciertas secciones del tablero. Y luego está el "monolito", en el centro de la mesa. El jugador que logre conquistarlo, obtendrá numerosas ventajas para el resto de la batalla. ¡A la mierda la economía! ¡A la porra la intriga! ¡Que se joda la diplomacia!

Ver tantas cartas y figuritas puede, al principio, confundir al neófito. Pero no necesitará ni dos turnos para entrar en este universo. De hecho, la mecánica acaba siendo similar a la de una partida de RISK... aunque mucho mas táctico, claro.

Los combates son sencillos. Cada unidad tiene un valor de "ataque" que indica los resultados que necesita obtener en un dado normal de seis caras para provocar una baja entre las fuerzas del rival. El agredido escoge qué tropas que retira del tablero. Las unidades poseen también ciertas habilidades a tener muy en cuenta según el terreno en el cual se encuentren.

El manual incluye también numerosas variantes y reglas opcionales para fomentar la rejugabilidad. El tablero es diferente en cada partida, se puede escoger entre distintas las condiciones de victoria, existen dos sets distintos de guerreros espaciales para escoger... en definitiva, no se incluye un único "juego" sino muchos, muy distintos para, evidentemente, alargar la vida del producto. Estoy seguro de que esto alegrará el día a más de un jugón, harto de comprar cajas muy coloridas que apenas ofrecen tres partidas antes de repetirse como el ajo.

La calidad de los componentes es notable. Las criaturas de plástico tienen muchísimo detalle y resulta imposible confundirlas. Por su parte, todas las ilustraciones (tanto las de las cartas como las del tablero) cumplen perfectamente su función.

La caja, eso sí, es un desastre. En lugar de venir cómodos separadores de plástico, nos encontramos con un cubo de cartón inútil que ocupa el 80% del espacio. Afortunadamente, vienen numerosas bolsas de plástico para separar las diferentes unidades (algo que he echado de menos en otras ocasiones).

Pues eso, una de las sorpresas del año. Un juego estupendo en todos los aspectos, tanto para veteranos en estas lides como para recién llegados. No está basado en ninguna gran franquicia de éxito. Tampoco es uno de esos productos espectaculares con cientos de enormes figuritas y fortalezas a escala. Quizás, para algunos, sea demasiado dependiente del azar. Y quizás, para otros, resulte poco "sofisticado". Pero yo me lo he pasado muy bien todas las partidas que he jugado (incluso cuando he perdido) y tengo la firme creencia de que seguiré pasándomelo bien por muchos años.




7 comentarios:

Juanki dijo...

Buena reseña.
Un juego sencillo y muy divertido.
Aunque las cartas de poderes, misiones y las habilidades de las unidades están en inglés, la dependencia del idioma es muy baja.

Kike dijo...

Se me había olvidado totalmente lo del inglés.

Por otro lado, creo que falta variedad de misiones y poderes. Pero, sinceramente, espero que saquen una expansión que subsane esto.

Kikaytete dijo...

Gran reseña.
Fue uno de los que me llamaron cuando vi que lo editaban, pero empecé a leer críticas sobre el caos del juego, sobre que se le notaban los años, y gracias a eso mi bolsillo me lo agradeció.

Kike dijo...

No es un caos en absoluto. No estoy para nada de acuerdo. Es un juego que requiere usar la cabeza y que ofrece emocionantes batallas sin caer en la aleatoridad absoluta.

seldonita dijo...

Yo lo conseguí en una Mathtrade y la verdad es que nos quedamos con cara de tontos al probarlo. No es que sea malo, sino que nos resultó muy tontuno, azaroso y, más que caótico, poco controlable. Para que los posibles compradores sepan lo que se va a encontrar conviene recalcarlo para no llevarse a engaño. El juego no es para tanto...

Kike dijo...

Eso es lo que yo esperaba ANTES de empezar la partida... una vez jugado no una, sino seis o siete veces, uno se da cuenta de que no es NADA caótico y resulta perfectamente controlable con un mínimo de ingenio. Todo se reduce a las cartas de objetivo y tu administración de los recursos. Aquí no gana quien tiene más suerte sino quien planea mejor su estrategia.

Mario dijo...

Soy un apasionado por los juegos y me encanta conseguir distintas opciones para disfrutar en casa. Por eso soy de buscar muchos para divertirme. Me encanta salir con el auto de vacaciones rumbo a distintas ciudades y no puede faltar tener algunos jueguitos para el auto, como tampoco puede faltar el gps